Monday, August 20, 2007

Me dijo que si !!!

Ring, ring… ring, ring

- cantame al odido
- qué?
- Dímelo cantando
- Romaaaáriiiicooooo
- Si quien habla
- Habla robespierre, te acuerdas?, competía contra…
- Ahh sí dime
- Necesito que me ayudes con un programa de entrenamiento. Quiero correr ...
- Jjajajaja, no tienes carro?
- No, es una carrera por las montañas
- Ahh de las de supervivencia. Ya se cual es la han corrido...
- Si, algo asi
- Bueno vente el sábado, por teléfono nada.

Este año si va en serio…Diego, quieres apostar algo?

8 comments:

Ferípula said...

Tic...tac....
Se te debe hacer interminable...

hasta el sábado...Bueno, es otro entrenamiento...tic..tac..tac..tac...

robespierre said...
This comment has been removed by the author.
robespierre said...

acaso contarás una historia q hace poco causo mucha inquietu?

jose antonio said...

no entendí tu comment...

robespierre said...

cuentan que en tu clase con salagol tenian un agtiador de masas... que en cierta ocasion le planteo a sala el cambiar la clase por un partido y despues de demostrar sus habilidades futbolisticas, le narraban el partido literario

te acuerdas ahora? yo no recurdo más. creo que era r hurtado

legados que nos pasaron a nuestra gene

Luisé said...

Que habidoo robespierre!

No sabía que tenías blog, lo leeré más seguido, saludos a Sillares ciao!

jose antonio said...

Me refería al de Victor Manuel... pero ya que lo mencionas: la leyenda es totalmente cierta. Le dijimos a Sala que había que dedicar un tiempo al futbol también y accedió. Lo grueso fue que nos sorprendió con el futbol que salía de sus botines: magia pura.
De ahí que empezáramos a relacionar personajes de la literatura con futbolistas y logramos hacer el 11 completo. Entre ellos estaba también Gualberto, que en esos momentos llevaba look de 'Careca'. Y lo demás era narrar el partido con jugadas mágicas, en las que Salagol terminaba, como su nombre lo dice, mandando la pelota a las redes e invitando a pasar a su majestad, el gol.

Salud x las cheves!

Po said...

Roberto, quiero una carrera de supervivencia. Necesito morir en una de ellas. Si no me apuro puedo morir en otra parte.