Monday, August 11, 2008

una historia de verdad

La comparto. Me fue referida de fiable fuente hace unos dias. Resulta que cierto personaje encontró a la mujer de su vida; pero por cosas que con frecuencia suceden la dejó ir. Enconado con su gravísimo error empleó una parte de su vida en intensiva y fracasada búsqueda. El mal resultado lo llevó a la depre. Así que resueltamente tomó su tabla de surf y se partió sin volver la vista a una lejana playa. Harto de estar harto, y de sus infortunios decidió poner fin a sus dias. Ahh per de que forma maestro!!! Tomó su tabla en plena tormenta y se enfiló mar adentro. Espero la Ola moustrosa... esa a la que el más desatinado cerebral surfista teme. Esa que escogió para morir en ella. Y llegó. La agarró y de que manera. Solo una cosa salió mal. Fue el mejor desplazamiento de su vida. Legó integro y con elegante manejo a la playa. Recibido con ovaciones por los impávidos expectadores del conato de suicidio reencontro un "algo" en su vida. Ahora vive contento y tiene su negocio de reparación de tablas en una playa cercana a Manzanillo, que dista no se cuantos estadios de San Juan, pero en lancha es una hora y a dos de la Llorona.

Algún día iré a saludarlo.

3 comments:

Marciano said...

Interesante historia, a veces uno cree haber vivido todo y sin embargo se da cuenta de que faltaba algo más. que la vida siempre da sorpresas.
Esta historia bien podria servir como ejemplo para uno de esos famosos motivadores.
Saludos.

Marciano said...

Te dedico un post en respuesta a tu solicitud.
Saludos.

Marciano said...

La regla de los tercios solo es una guia, mas no una regla estricta. Te ayuda a componer y encuadrar mejor, pero no siempre es justificado su uso. si seguis teniendo dudas avisame.
Saludos.