Monday, October 10, 2005

Sobre mi señor padre


El sábado pasado recibí una llamada de mi señor padre. Quiere que tengamos una conversación, de esas de padre a hijo. Estás se han venido haciendo habituales, nos solemos ir a algún barecillo y en compañía de unas buenas cervezas cotorreamos de los temas más diversos. La primera de estas conversaciones fue a los 14, cuando se percató que llegaba algo alcoholizado (nada pasado) de un baile.

Esta tradición se suspendió por causas de falta de entendimiento durante la adolescencia (actualmente estoy pasando por una segunda etapa de está, o aún no logró salir de la primera, no lo sé) Realmente hubo un distanciamiento, incluso en 4 ocasiones dejé el nido familiar. Las 3 primeras con carácter de temporal y la última y definitiva a los 17. En todo esto mi padre estuvo siempre firme y para sorpresa de mi madre respetando toda libertad.

Bueno pues hasta ahí algo de historia. Hoy por hoy, mi padre es la personas que más admiro. Su paciencia, su carácter siempre bajo control aún en situaciones extremas, su capacidad de trabajo y su prestigio profesional (que por mi actividad laboral constato diariamente), su honradez a pesar de ser burócrata desde antes de graduarse, la valentía de sacar adelante y formar una familia de 8 hijos, cada unos con sus alegrías, pero también con sus “adolescencias”. Por esto y más (no llenaría el blog) le estoy sumamente agradecido, y ahora ansío ya el momento de esa conversación padre-hijo… será hoy por la noche, o mañana, no losé.

Pido a Dios que le conceda larga vida.

1 comment:

Txuicano said...

Larga vida a tu padre.

Tx