Monday, November 07, 2005

CALL 911

Este Domingo tomé un curso de primeros auxilios y rescate en montaña, realmente me daba algo de pereza, pero es requisito indispensable para la certificación de guías de montaña y canyoning que realmente quiero obtener. Así que lo pasamos conviviendo con la comunidad montañesa regia.

Cabe aclarar que no fue un dia bonito… viendo lesionesy casos extremos. Comenzamos con un video de es. Desde el house jumping, skateboardinng, urban free flow, hasta locuras de chicos y grandes. Un video me gustó. Un joven (13-15 años) planeaba un brinco en su moto. No lo acompañó nadie, por lo que puso su cámara de video a grabar. Hace algunos saltos de práctica y se lanza al final. Al caer, la moto gira hacia delante cayendo primero él y la moto sobre él. Queda inconsciente y tendido en el suelo. A los pocos minutos vuelve en si. Se levanta, camina hacia la cámara, se le ven algunas lágrimas en los ojos, hace una broma y la apaga. Me sentí identificado. No sé por qué. No ando en moto y no son mi hit.

Llegando al tema de lesiones cerebrales, analizando los síntomas, salía entre otros, el comportamiento irracional. La raza comenzó a sacar los trapitos de todos. Creo que todos tenemos algo de lesión cerebral.

Me llevo algunos sentimientos de este curso:

Admiración: impresionante el funcionamiento del cuerpo humano. Existe una fusión de fortaleza y debilidad entremezclada con gran sabiduría.

Agradecimiento: A Dios, por el milagro constante (ehh mondoli!) de la salud. Esto a pesar de tantas tonterías y temeridades.

Confianza: en que si algo pasa, están los compañeros de montaña, capacitados y comprometidos a toda acción.

Decepción: Muchos han dejado de ser montañistas para convertirse en mercenarios, movidos por el mercantilismo y desvirtuando este maravilloso deporte.

Nulidad en retorno de inversión: Inversión que espero no tener que desquitar en ningún momento. Se aprende... pero deseas nunca tener que utilizarlo.

1 comment:

Po said...

El joven de la moto es todo un héroe; no sabemos si tenía una fractura, o si se estaba desangrando, o si las contusiones fueron tan extremas que sus pulmones explotaron y sus costillas rompieron la carnosidad de las entrañas.

Y aun así bromea. Aprendamos.