Wednesday, November 02, 2005

Una de cal...

Ayer noche llegué exhausto a la cama. Me acosté, justo cuando mi cabeza tocó la almohada, un estrepitoso alarido se desprendió de ella. Fue un grito alarmante, como de chancho sacrificado. Sinceramente no me asusté. No hice más que reir… a lo lejos se podían escuchar algunas risillas. En la almohada se encontraba el pollo de plástico que últimamente ha recorrido la casa asustando a todos con su alarido. Ha sido una de cal por mil de arena.

En otro orden de ideas, me he cortado el pelo. La señorita se excedió, me trasquilo. No me ha gustado nada. En la oficina dicen que este look de niño bueno no me va… estoy totalmente de acuerdo.

1 comment:

h said...

Podriamos tener una conversación interesante sobre tu nuevo corte de pelo, pero...fíjate!no puedo comparar con el anterior peinado..
Aun así,queda pendiente...
saludos